Silvia La Ruffa - Legisladora de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Inicio
Currículum Vitae
Despacho en los Barrios
Notas Periodísticas
Informe de Gestión
Proyectos Presentados
Links
Contacto
 
 
PROYECTOS PRESENTADOS

Creación del Cuerpo de Agentes de Control de Tránsito de la Ciudad.

PROYECTO DE LEY

LEY ORGÁNICA DEL CUERPO DE AGENTES DE CONTROL DE TRÁNSITO DE LA CIUDAD AUTÓNOMA DE BUENOS AIRES

Capítulo I
Disposiciones Generales

Artículo 1°.- Créase el Cuerpo de Agentes de Control de Tránsito (CAT) de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Art. 2°.- El Cuerpo de Agentes de Control de Tránsito (CAT) es la autoridad de control del tránsito y el transporte en la Ciudad de Buenos Aires según lo determinado en el artículo 1.1.3 del Código de Tránsito y Transporte aprobado por Ley Nº 2148 (BOCBA Nº 2615 del 30/01/2007) y sus modificatorias.

El Cuerpo de Agentes de Control de Tránsito (CAT) tiene por misión garantizar el cumplimiento de las normas establecidas en el Código de Tránsito y Transporte, así como el ordenamiento del tránsito vehicular y peatonal y la difusión entre la población de los principios sobre prevención vial.

Art. 3°.- El Cuerpo de Agentes de Control de Tránsito (CAT) depende orgánica y funcionalmente del Ministerio de Justicia y Seguridad o el organismo que en el futuro lo reemplace.

Capítulo II
Funciones y Facultades

Art. 4°.- Son funciones del Cuerpo de Agentes de Control de Tránsito (CAT):

a) Hacer cumplir la normativa vigente en materia a tránsito y transporte;
b) Ordenar y dirigir el tránsito;
c) Ejercer el control del estacionamiento en la vía pública;
d) Prevenir y hacer cesar la comisión de faltas y contravenciones de tránsito vehicular y peatonal;
e) Ser autoridad de aplicación, fiscalización y comprobación de infracciones a las normas vigentes en materia de tránsito y transporte;
f) Realizar controles y operativos preventivos, ordinarios y extraordinarios de control y verificación de la normativa vigente;
g) Desarrollar operativos de seguridad vial y facilidad de tránsito en ocasiones de grandes eventos o movilizaciones masivas;
h) Concientizar a la comunidad, a través del desarrollo de tareas de educación vial, sobre el cumplimiento de las normas de tránsito;
i) Intercambiar información y realizar entrecruzamiento de datos, con las autoridades de las Comunas, a fin de coordinar acciones comunes con el objetivo de promover el cumplimiento de la normativa de tránsito y transporte;
j) Dar aviso a la autoridad que ejerza las funciones de policía de seguridad en casos de delitos y contravenciones que no sean de tránsito;
k) Actuar como auxiliar de la justicia en los casos que se le requieran.

Art. 5º.- El Cuerpo de Agentes de Control de Tránsito (CAT) está facultado para:

a) Labrar actas de comprobación de infracciones que hagan efectiva las sanciones que por infracciones a las normas vigentes en la materia se impongan;
b) Proceder a la detención en caso de que la infracción de tránsito haya sido constatada, y al sólo efecto de confeccionar el acta de comprobación ;
c) Requerir toda la documentación referida a conductores y vehículos;
d) Retener los vehículos preventivamente, de acuerdo a lo dispuesto por el artículo 5.6.1 del Código de Tránsito y Transporte;
e) Adoptar las medidas precautorias y de coacción directa establecidas en las leyes procesales;
f) Requerir, en caso de resultar necesario, el auxilio de la fuerza pública para el efectivo cumplimiento de sus funciones.

Art. 6°.- El Cuerpo de Agentes de Control de Tránsito (CAT) actúa de acuerdo a un Mapa de Conflictividad Vial, siguiendo un criterio operativo descentralizado según lo establecido en la Ley de Comunas.

Art. 7º.- El Cuerpo de Agentes de Control de Tránsito (CAT) dispone de personal las 24 horas del día exclusivamente para el cumplimiento de las funciones asignadas por la presente.

Capítulo III
Dirección General

Art. 8º.- El Cuerpo de Agentes de Tránsito está a cargo de un/a Director/a General, designado/a por el Poder Ejecutivo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, por el término de cuatro (4) años.

Art. 9°.- Para ser designado/a Director/a General se requiere:

a) Tener veinticinco (25) años de edad como mínimo;
b) Contar con título universitario y poseer conocimientos en materia de seguridad vial y accidentología.

Art. 10°.- No podrá ser designado/a como Director/a General:

a) El/la condenando/a por violaciones a los derechos humanos;
b) El/la condenado/a por delito doloso o por delito contra la Administración Pública Nacional, Provincial o de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, ni quien haya sido condenado/a por crímenes de guerra, contra la paz o de lesa humanidad;
c) El/la procesado/a por un delito doloso en perjuicio de la Administración Pública Nacional, Provincial o de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires;
d) El/la afectado/a por inhabilitación administrativa o judicial para ejercer cargos públicos;
e) El/la sancionado/a con exoneración o cesantía en cualquier cargo público, hasta tanto no sea dispuesta la rehabilitación.

Art. 11º.- Son funciones de el/la Director/a General:

a) Dirigir ejecutiva y operativamente al Cuerpo de Agentes de Control de Tránsito (CAT);
b) Ejercer la representación del Cuerpo de Agentes de Control de Tránsito (CAT);
c) Entender en la administración de los recursos humanos;
d) Garantizar la capacitación permanente de los agentes;
e) Velar por el cumplimiento de las funciones del Cuerpo de Agentes de Control de Tránsito (CAT);
f) Planificar, organizar y ejecutar operativos y controles en la vía pública;
g) Confeccionar y mantener actualizado el Mapa de Conflictividad Vial.

Art. 12°.- El Poder Ejecutivo determina la estructura orgánica del Cuerpo de Agentes de Control de Tránsito (CAT) de acuerdo a las necesidades que se establezcan.

Capítulo IV
Personal y Capacitación

Art. 13º.- La reglamentación de la presente ley establecerá la planta funcional de agentes del Cuerpo de Agentes de Control de Tránsito (CAT), determinando el régimen de selección, incorporación, ascensos y retiros, ajustándose a lo prescripto en la Ley Nº 471 de Empleo Público de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (BOCBA N° 1026 del 13/09/2000) y sus modificatorias.

Art. 14°.- La integración de la planta funcional de agentes del Cuerpo de Agentes de Control de Tránsito (CAT) debe respetar lo determinado en el artículo 36° de la Constitución de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Art. 15º.- Los ascensos se configuran bajo estricto orden de mérito mediante evaluaciones anuales de desempeño.

Art. 16º.- Los requisitos para ser agente del Cuerpo de Agentes de Control de Tránsito (CAT) son:

a) Ser mayor de edad;
b) Poseer estudios secundarios completos;
c) Aprobar un examen psicofísico;
d) Aprobar un curso específico sobre normas de tránsito y transporte, prevención y educación vial, socorrismo, derechos humanos y derecho procesal.

Art. 17º.- No podrán ser agentes del Cuerpo de Agentes de Control de Tránsito (CAT):

a) Los inhabilitados para el ejercicio de funciones públicas;
b) Los separados mediante acto administrativo, de la Administración Pública Nacional, Provincial o Municipal o de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires;
c) Los exonerados de las fuerzas armadas, de seguridad y organismos de inteligencia;
d) Los que sean personal en actividad de las fuerzas armadas, de seguridad o de organismos de inteligencia;
e) Los condenados por delito doloso o por delito contra la Administración Pública Nacional, Provincial o Municipal o de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, ni por crímenes de guerra, contra la paz o contra la humanidad.

Art. 18º.- Los agentes deben ser capacitados permanentemente y someterse a cursos de actualización y perfeccionamiento.

Art. 19º.- Los agentes deben siempre estar debidamente identificados y no tendrán autorizada la portación y uso de armas.


Capítulo V
Disposiciones Complementarias

Art. 20°.- Sustitúyase el artículo 16° del Capítulo VI “Prevención” de la Ley Nº 12 (BOCBA Nº 405 del 15/03/1998) y sus modificatorias, por el siguiente texto:

“Artículo 16°.- PREVENCIÓN. La prevención de las contravenciones está a cargo de la autoridad que ejerza funciones de policía de seguridad o auxiliares de la justicia en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires. En el caso de las contravenciones de tránsito, las mismas están a cargo del Cuerpo de Agentes de Control de Tránsito”.

Art. 21°.- Sustitúyase el artículo 6° del Capítulo II “Actas de infracción. Facultades de la autoridad administrativa” del Título I “Procedimiento Administrativo de Faltas” de la Ley Nº 1217 (BOCBA Nº 1846 del 26/12/2003) y sus modificatorias, por el siguiente texto:

“Artículo 6º - REQUERIMIENTO DEL AUXILIO DE LA FUERZA PÚBLICA. Los organismos administrativos que controlan faltas en ejercicio del poder de policía pueden requerir el auxilio de la fuerza pública y al solo efecto de asegurar el procedimiento administrativo de comprobación de la falta.
Cuando a juicio del funcionario/a interviniente resulte indispensable la identificación del presunto infractor/a al momento de la comprobación de la falta y ante su negativa o siendo ello imposible, aquél/lla puede requerir el auxilio de la fuerza pública al sólo efecto de efectuar tal identificación en el lugar de comisión de la falta y dando inmediata comunicación al Ministerio Público.
En el caso de las faltas de tránsito, el ejercicio de la fuerza pública es responsabilidad del Cuerpo de Agentes de Control de Tránsito, aún cuando pueda solicitar el auxilio de la autoridad que ejerza funciones de policía de seguridad en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires cuando así lo estime necesario”.

Capítulo VI
Disposiciones Finales y Transitorias

Art. 22°.- La presente ley entra en vigencia a partir de los ciento veinte (120) días de publicada.

Cláusula Transitoria.- Hasta que se complete la planta funcional de agentes del Cuerpo de Agentes de Control de Tránsito (CAT), el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires apoyará sus tareas con efectivos de la Dirección General de Policía Comunitaria de la Policía Federal Argentina, según lo determinado por el Convenio Nº 1/04 ratificado por Ley Nº 1931 (BOCBA Nº 2452 del 05/06/2006).

Art. 23°.- Comuníquese, etc.



FUNDAMENTOS

Señora Presidenta:

Este proyecto nace inspirado en el análisis de diversos aspectos de una de las problemáticas más importante que enfrenta hoy día la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Desde hace varios años venimos trabajando en una legislación que de respuesta a los principales conflictos en materia de tránsito urbano. En esa línea, presentamos en el año 2006, el proyecto de Ley de Creación de un Cuerpo de Agente de Control de Tránsito, cuestión que fuera incluida en el Código de Tránsito y Transporte, sin especificaciones sobre las competencias y facultades que se atribuirían.

Hoy el grado de siniestralidad, nos ha llevado a una crisis del sistema de tránsito y transporte de la Ciudad.

Debido a ello, se han sancionado en este último tiempo varias iniciativas con el objeto de mejorar la situación de los ciudadanos y conductores de la Ciudad. La educación vial desde la escuela, el aumento de los requisitos para obtener la licencia de conducir, el sistema de evaluación permanente de conductores por puntaje, entre otras, fueron soluciones que desde la Legislatura se han buscado en pos de dar soluciones a esta crisis.

En este sentido y ante la crisis actual, se nos presenta a más de un año de la aprobación del citado Código, la necesidad de sancionar una ley que defina las competencias y las funciones de la autoridad de control que dicha norma establece.

Debemos recordar que la Ciudad se encargaba del control del tránsito hasta que la facultad de hacer actas le fue quitada por una Ley del gobierno de facto del Gral. Onganía en 1966.

Sin embargo, a partir de la reforma de la denominada Ley Cafiero, entendemos que la Ciudad puede asumir nuevamente las competencias en materia de tránsito, con el objeto de que podamos hacer cosas pensando en el interés de los vecinos, y en que podamos comenzar a ejercer las facultades que nos son propias.

Jurídicamente hablando, creemos que la Ley de Onganía esta implícitamente derogada por el triple juego del primer párrafo del artículo 129° de la Constitución Nacional reformada en el año 1994, el artículo 7° de la Ley 24.588 y los artículos 27° y 80° de la Constitución de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Es claro que la constitución reformada, pone a la Ciudad en una senda de autonomía, similar a la de las provincias, situación que no existía en la época de Onganía. A diferencia de lo que ocurrió en 1853 en la que las provincias preexistían al Estado Federal y le cedieron facultades, acá el Estado Federal preexiste y cede facultades a la Ciudad a través de la llamada Ley Cafiero.

Este proyecto crea un Cuerpo de Agentes de Control de Tránsito, con el objeto de dotar a la Ciudad de un cuerpo de control, no armado, que tenga en sus manos el ejercicio del poder de policía en materia de tránsito y transporte.

La Ciudad desarrolla en forma indelegable una política de planeamiento y gestión del ambiente urbano integrada a las políticas de desarrollo económico, social y cultural, y de seguridad urbana. En este sentido, la Legislatura es la institución encargada de legislar en materia de seguridad pública (art. 80º de la CCABA), y el tránsito sin duda, es parte de ella.

Es indiscutible que el cuerpo actualmente encargado de la seguridad en el tránsito urbano, la Policía Federal, se encuentra desbordado. En lo que refiere a la eficiencia se observa que la utilización de la Policía Federal para tareas de control de tránsito supone ocupar a personal armado en una tarea que requiere un espíritu y conocimiento radicalmente distinto al que tiene una fuerza orientada a la lucha contra el delito.

Esto reduce la cantidad de efectivos disponibles para tareas críticas de seguridad en las cuales se requiere el entrenamiento específico que son particulares de la fuerza policial.

A su vez la utilización de estas habilidades en una tarea como el control del tránsito no sólo no es necesaria sino que incluso puede considerarse contraproducente en tanto y en cuanto las malas prácticas viales de los vecinos no deberían encarase con un criterio represivo sino con un espíritu pedagógico y preventivo que procure un mejoramiento de la conducta no por la vía del temor, sino por el camino de la educación y la toma de conciencia y el desarrollo de un sentimiento de responsabilidad pública en cada uno de los ciudadanos.

Por otra parte se ha vuelto impostergable la asunción por parte de la Ciudad de las funciones que le corresponden por mandato constitucional y en este sentido este proyecto implica un claro avance en la toma de posesión de las facultades que legítimamente le pertenecen.

De esta forma, impulsamos la creación de un cuerpo formado y capacitado, destinado a ejercer funciones preventivas y de control en la vía pública, a los fines de ayudar al ordenamiento del tránsito y concientizar a la población sobre el cumplimiento de la normativa vigente.

Por todo lo expuesto, solicitamos al cuerpo la aprobación de este proyecto de Ley.